Horario de atención

9h a 20h de Lunes a Viernes

Atención telefónica

902 089 800 | 917 567 977

Alargamientos y Deformidades

Alargamientos de Miembros

Se trata de un procedimiento que está indicado cuando la longitud de las piernas generalmente es distinta por encima de los 4 centímetros de diferencia y no se puede compensar con un alza o en patologías generalmente congénitas que cursan con talla baja y los pacientes no pueden realizar actividades básicas de la vida por no alcanzar a los sitios. En estos casos, se pueden realizar alargamientos seriados de piernas y brazos para conseguir unas extremidades más homogéneas.

Solicitud de Cita

Acepto las condiciones de uso y política de privacidad

Responderemos a su solicitud en las próximas 48 horas.

Guardaremos tus datos con el único fin de comunicarnos contigo en el proceso de solicitud de cita.

Técnicas para el alargamiento de miembros

¿En qué consiste la intervención?Los alargamientos son mucho más frecuentes en las piernas, aunque, como he comentado, se pueden realizar en los brazos en determinados casos y se realizan mediante un corte en la zona sana del hueso y la colocación de un dispositivo externo de fijación, que mediante una corrección progresiva, permite ir alargando la o las extremidades afectadas hasta igualarlas en longitud o conseguir una talla de estatura adecuada. . A partir de entonces, el paciente debe llevar el dispositivo hasta que se produce la consolidación del hueso en la posición correcta.
¿Qué objetivo tiene la técnica?El objetivo es conseguir igualar la longitud de las piernas o aumentar lo máximo la talla del paciente, teniendo en cuenta que hay unas limitaciones, siendo muy complicado alargar una extremidad más allá del 25% de su longitud inicial, salvo en algunas patologías específicas en las que se permiten alargamientos hasta del 40%.
¿Cómo es la recuperación?Es muy variable ya que depende del número de centímetros que alarguemos. El ritmo de alargamiento suele ser de 1 milímetro al día y, tras conseguir la longitud deseada, el paciente debe mantener el dispositivo externo hasta que el hueso nuevo tenga la suficiente resistencia, lo cual suele precisar el llevar el dispositivo unos 2 meses por centímetro alargado. Durante todo el proceso el paciente puede ir caminando con apoyo de las piernas asistido con muletas (si se trata de un procedimiento de extremidad inferior) y movilizar todas las articulaciones vecinas lo que le permite un cierto grado de independencia durante el proceso.

Especialistas