Horario de atención

9h a 20h de Lunes a Viernes

Atención telefónica

902 089 800 | 917 567 977

Columna Vertebral

Discopatia Degenerativa (Hernia Lumbar)

La columna lumbar es el segmento mediante el que se denomina la parte baja de la espalda. Está formado por 5 vértebras lumbares y el sacro. Entre las vértebras se encuentran los discos intervertebrales. Además, la zona posterior del cuerpo vertebral forma un conducto por el cual pasa el saco dural, en cuyo interior se encuentran las raíces nerviosas lumbares, que son las encargadas de transmitir la información sensitiva y motora a los miembros inferiores, también en su interior circulan las raíces sacras, que se encargan del control de los esfínteres y la sensibilidad genital.

La hernia lumbar se produce porque se produce una rotura en la parte externa del disco intervertebral que genera la salida de un material gelatinoso que se encuentra en la zona central del disco, al salir, este material puede generar la compresión de las raíces nerviosas.

Los síntomas que presentan principalmente los pacientes con una hernia lumbar, es dolor en la zona baja de la espalda que puede continuarse por diferentes zonas de los miembros inferiores. Otros síntomas que pueden aparecer son: sensación de hormigueos o pérdida de sensibilidad por los miembros inferiores, también, en casos más graves, se puede producir pérdida de función motora de uno o más grupos musculares.

El diagnóstico se realizará fundamentalmente mediante resonancia magnética. Siempre es necesario la realización de radiografía para descartar otras patologías que puedan estar generando los síntomas.

En casos avanzados o cuando el dolor no es controlable con medicación oral, es necesario realizar la intervención quirúrgica.

Solicitud de Cita

Acepto las condiciones de uso y política de privacidad

Responderemos a su solicitud en las próximas 48 horas.

Guardaremos tus datos con el único fin de comunicarnos contigo en el proceso de solicitud de cita.

Discectomía con o sin artrodesis o fusión lumbar

¿En qué consiste la intervención?

Consiste en retirar la hernia que está produciendo la compresión nerviosa. En función del estado del disco, de la existencia de dolor lumbar previo, de la edad del paciente y de la cantidad de disco que pueda quedar como funcionante, se decide si asociar artrodesis lumbar o no.

¿Qué consigue la intervención?Al retirar la hernia el dolor que se encontraba en los miembros inferiores mejora. En cuanto a la alteración en la sensibilidad, mejora pero pasado más tiempo desde la intervención. La alteración motora es más impredecible, pudiendo mejorar o no según el tiempo de evolución de la compresión y la capacidad de recuperación del nervio.
¿Qué tipo de anestesia se utiliza?Generalmente anestesia general.
¿Es siempre necesario el uso de implantes?No siempre. Se puede realizar la retirada de la hernia mediante dos procedimientos diferentes. El primero será la discectomía simple, que consiste en quitar la hernia sin llevar a cabo artrodesis lumbar, este procedimiento se hará solo en casos seleccionados, en los que no exista desgaste de los discos adyacentes y en los que el acceso a la hernia se puede hacer de manera segura sin necesidad de inestabilizar la columna. En varios estudios se ha visto que la discectomía simple tiene hasta un 30% de recidivas herniarias. El segundo procedimiento que podemos llevar a cabo es la artrodesis lumbar y resección de la hernia, en este procedimiento, al igual que el anterior, quitaremos la hernia que está produciendo la compresión y además llevaremos a cabo la colocación de tornillos pediculares y barras para realizar la fusión de la columna en ese nivel.
¿Los implantes son compatibles, se rechazan?Todos los implantes son biocompatibles. Suelen ser Titanio o una aleación de cromo-cobalto. Los implantes, como todo elemento mecánico, pueden tener complicaciones como aflojamiento o rotura por sobrecara mecánica o se pueden infectar pero no se rechazan.
¿Hay que retirar los implantes?No deben retirarse salvo complicaciones, que son poco frecuentes.
¿Después de operarme puedo hacer una vida normal?Salvo deportes de contacto que, en un principio no se recomienda, si se puede hacer vida normal.
¿Cómo es la recuperación?El paciente comienza a sentarse y caminar al día siguiente de la cirugía. Permanece en el hospital unos 4-5 días y recomendamos caminar y aumentar la actividad progresivamente. Retiramos los puntos entre la segunda y tercera semana desde la intervención.

Casos clínicos

Especialistas