Horario de atención

9h a 20h de Lunes a Viernes

Atención telefónica

902 089 800 | 917 567 977

Miembro Inferior

Fractura de Tobillo

Las fracturas de tobillo son una de las lesiones tratadas con más frecuencia en nuestras consultas en la actualidad. Son más frecuentes en hombres jóvenes y en mujeres por encima de los 50 años. Sus causas más frecuentes son las torsiones, en muchas ocasiones en contexto de accidentes deportivos. La mayoría son lesiones un sólo maleolo (habitualmente peroneo), seguidas de las bimaleolares y las trimaleolares. La mayoría de las fracturas se asocian con lesiones ligamentosas y su tratamiento dependerá del diagnóstico preciso de la lesión. La valoración inicial se lleva a cabo a través de radiografías simples que en ocasiones son la única prueba de imagen necesaria para su diagnóstico y planificación de tratamiento. El TAC está indicado en fracturas complejas. Las fracturas de tobillo pueden ser tratadas de forma conservadora mediante férula de yeso o quirúrgica, dependiendo del tipo de fractura. El tratamiento inicial en todos los casos suele precisar reducción y férula de yeso para evitar daño a la piel y controlar el dolor hasta el momento del tratamiento definitivo

Solicitud de Cita

Acepto las condiciones de uso y política de privacidad

Responderemos a su solicitud en las próximas 48 horas.

Guardaremos tus datos con el único fin de comunicarnos contigo en el proceso de solicitud de cita.

Tratamiento Fractura del Tobillo

¿Cuál es el tratamiento más adecuado?

El tratamiento viene determinado por el tipo de fractura, el desplazamiento, el mecanismo de la lesión y las lesiones asociadas. En los casos en lo que se opte por un tratamiento conservador, éste suele consistir en la inmovilización rígida durante un período aproximado de 6 semanas sin apoyar el miembro lesionado. El tratamiento quirúrgico consiste en la osteosíntesis con placa y tornillos que en ocasiones permiten evitar la inmovilización rígida aunque no se autoriza la carga hasta pasadas las 6 semanas, generalmente. En algunos casos, el tratamiento se debe complementar con el uso de fijadores externos o asociar técnicas artroscópicas.

¿Cuándo se realizará la cirugía?

Este tipo de lesiones suele asociar una gran inflamación de partes blandas y en ocasiones lesiones en piel. Esta reacción fisiológica suele contraindicar temporalmente la cirugía hasta su resolución, por lo que la cirugía puede que se demore algunos días, en los casos más graves hasta 10 días.

¿Cómo será la recuperación?

Las complicaciones más frecuentes están en relación con problemas en la cicatrización de las heridas asociadas o no a infección. Otras complicaciones son la pseudoartrosis y el desarrollo de una artrosis postraumática precoz de tobillo. En general, no es necesario retirar los implantes salvo molestia en relación a los mismos.

¿Cuáles son las complicaciones de la cirugía?

Las prótesis de cadera pueden ser cementadas o no cementadas en función del tipo de fijación al hueso del paciente. Las prótesis no cementadas se tratan de implantes de titanio poroso que se integran mediante el crecimiento óseo en la superficie del implante. Estos implantes se emplean cuando la calidad ósea del paciente es buena. En pacientes con osteoporosis, se opta por el empleo de implantes cementados, ya que la supervivencia es mayor y es menor la aparición de fracturas periprotésicas.

¿Cómo se tratan estas fracturas en los niños?

En la mayoría de los casos se tratan de forma conservadora. Existen algunos patrones de fracturas propios del hueso en crecimiento que precisan manejo específico, en ocasiones quirúrgico.

Casos clínicos

Especialistas